Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de Tripadvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Acá dejo un posteo de nuestro último viaje por Brasil (15 días en total) en Octubre/Noviembre 2018.

São Paulo:

Volamos desde AEP directo a GRU por Aerolíneas Argentinas: excelente servicio y puntualidad. Al llegar fuimos directo a un cajero multibanco a sacar efectivo con la tarjeta de crédito. Todo bien y sin problemas, me cobró R$ 24 de comisión fija independientemente del monto a retirar. Después en la ciudad (Banco Itaú, y Banco do Brasil) también saqué y la tasa era menor (R$12). Después de las finanzas, me conecté a la red gratuita de wifi para pedir el Uber hasta nuestro departamento. Fue un proceso un tanto complicado porque hay tres niveles de estacionamientos, arribos y partidas; nuestro conductor estaba en un piso y nosotros en otro, pero para poder escribirle tenía que volver dentro del aeropuerto porque la señal era débil. Si tienen datos o una tarjeta SIM de Brasil van a estar más tranquilos. Como siempre, les recomiendo Uber porque es más económico y rápido que otras formas de llegar sobre todo si son más personas y con equipaje. (también pueden ir hasta la ciudad por transporte público en Bus o Metro) Tardamos aproximadamente una hora y diez minutos desde GRU hasta el barrio de Pinheiros y gastamos R$78.

Nos alojamos tres noches en un depto alquilado por Airbnb con todas las comodidades (el edificio contaba con seguridad, garage, gimnasio, pileta semiolímpica, sauna, jacuzzi, terraza y parrilla) en un barrio muy lindo cerca de la estación de metro Fradique Coutinho. Esta zona está cerca de Vila Madalena (el “Palermo” de San Pablo), y los Barrios Jardins( hay varios) y a poca distancia en metro de la Avenida Paulista y Oscar Freire.

No conocíamos San Pablo y este viaje fue una excusa para ver algo de la ciudad. El clima no nos acompañó mucho (bastante fresco y lluvioso) pero visitamos lo principal: fuimos al centro (Catedral de Sé, Teatro Municipal, Monasterio de San Benito y área fundacional de San Pablo), caminamos de norte a sur la Avenida Paulista (Museo de Arte, Librería Cultura, Parque Trianon), también fuimos al Parque Ibirapuera (muy grande y super recomendable) y volvimos caminando por la Avenida Brasil hasta nuestro depto. (una zona de Barrio Jardins de gente muy rica). Como en cualquier gran ciudad, no llevar nada de valor, tener un bolsillo mágico para guardar el celular y los valores por debajo del pantalón. En nuestra estadía en la ciudad no vimos ningún hecho de violencia ni tuvimos problema alguno. Nos quedaron muchísimas cosas por ver y conocer, pero este fue un primer pantallazo de esta enorme ciudad.

La mañana siguiente fuimos en Uber a GRU (costó R$ 65)

Morro de São Paulo:

Desde San Pablo tomamos un vuelo directo de GRU hasta SSA (Salvador de Bahía) por Avianca Brasil (muy buen servicio, aviones nuevos, con tarifa intermedia seleccionamos asientos, equipaje despachado y sumamos millas en el programa LifeMiles) Llegamos a Salvador a las 10.45 am, con tiempo suficiente para llegar a la Terminal Náutica para comprar los pasajes de lancha. El trayecto del aeropuerto hasta el centro de Salvador (otra vez Uber!, hay wifi gratis en el Aeropuerto) demoró casi una hora y costó R$47. Yo había averigüado las compañías que hacían el traslado marítimo (hay una opción semi-terrestre pero demora más) y me incliné por BioTur (que además me la recomendó gente de Morro) Tienen tres horarios normalmente 9.30//1pm//2.30pm pero ese día la lancha de la 1 (que era nuestra intención tomar) no estaba operativa así que compramos para el de las 2.30. Si compran ida y vuelta en el momento les ofrecen un descuento de casi el 10%. De esa forma pagamos R$180 cada uno ida y vuelta.

Para tener en cuenta: en la isla hay un banco Bradesco con dos cajeros automáticos. Les recomiendo sacar efectivo en Salvador o en el Aeropuerto porque este cajero era una lotería, un día me daba plata, otro día no.

Cómo teníamos casi tres horas libres nos fuimos a pasear por el Pelourinho (solo un vistazo general, porque íbamos a tener días en Salvador al final del viaje para recorrer bien). Dejamos las mochilas grandes al cuidado de un señor dentro de la Terminal por R$20 y nos fuimos con las mochilas chicas. A este barrio icónico se accede por el famoso Elevador Lacerda (subir o bajar cuesta R$ 0,15) para subir de la “Cidade Baixa” a la “Cidade Alta”. El día estaba espectacular pero acá si recomiendo estar más atentos porque hay muchos arrebatadores a pesar de la presencia policial. En esta corta visita a una chica de Estados Unidos le robaron un aro de oro (a quien se le ocurre también….) pero la Policía atrapó al ladrón en cinco minutos (con ayuda de la gente local también). Almorzamos en el Mercado Modelo, donde también recorrimos para ver las artesanías (en el piso de arriba tienen dos restaurantes con vista al mar).A las 2 cruzamos la calle hacia la Terminal Naútica. Otro consejo: el agua mineral y el coco helado están más baratos acá abajo que en el Pelourinho. Si buscan ahorrar, pueden comprarlo acá abajo y subir a pasear por el Pelo sin gastar de más.

La Terminal tiene wifi (cosa que usamos sobre todo para pedir el Uber a la vuelta) baños muy limpios y una cafetería. El catamarán es bastante nuevo, tiene baños y también venden bebidas con y sin alcohol. Por las dudas una hora y media antes de embarcarse tómense un Dramamine así no la pasan mal con los mareos. La lancha con buen tiempo demora entre 2 y 2 horas y media. Corta la distancia por mar abierto, entonces a veces puede sacudirse bastante. A nosotros en particular no nos afectó y de hecho dormimos un montón, pero había gente que lógicamente se descompuso y vomitó.

Ya al llegar a Morro es una fiesta, ese embarcadero lleno de turistas y locales y los conocidos “taxi” que son chicos que llevan el equipaje en carretillas hasta las distintas posadas por R$20 o 30. Cuando uno llega hay que pagar una tasa de R$ 15 por persona por única vez. Luego uno sale hacia la villa y es donde las mochilas resultan super prácticas: hay que subir una ladera empinada (unos 40 mts en subida) que puede resultar incómoda con mucho equipaje. Todo el pueblito de Morro tiene una calle principal adoquinada que sube y baja, y muchas otras callecitas son de arena. No hay autos: solo una mini-ambulancia y algunos tractores que juntan los residuos.

Elegimos por opiniones y comentarios la Pousada Aquarela y no nos equivocamos. Está inmersa en el bosque nativo, son cabañas separadas y privadas que van ascendiendo por la ladera. Todas tienen balcones con hamaca paraguaya y vista al poblado. El desayuno es fantástico y se sirve abajo, en la entrada donde de noche funciona el restaurante Cozinha Andina. Esta posada es ideal para los que buscan naturaleza, tranquilidad y un poco de actividad física (subir y bajar de las cabañas es un ejercicio saludable!) Además te permite estar muy cerca de todo y sin embargo, estar aislado del “quilombo” que puede ser Morro. Aquí pasamos 7 noches.

La mayoría de la gente se queda entre las Praias 2 y 3: ahí están casi todos los restaurantes/bares y posadas. Es muy atractivo pero a mi personalmente me resulta muy ruidoso y siempre la ruta obligada para ir y venir de las playas y paseos. Prefiero pasar por ahí, pero no quedarme ahí. La playa 2 además siempre llena de gente de todas las edades.

En Morro hicimos muchas cosas: Fiesta de Halloween en el Teatro de Morro con una banda de Reggae en vivo (alucinante el nivel) y otra de Rock. Mucha gente y muy buena onda los disfraces. En la Segunda Praia están las Fiestas de Luaus (todos los lunes y jueves a la medianoche ponen puestos de tragos y música en la playa hasta las 4 am). Justo coincidimos con el Festival de Música en la Tercera Praia (un show en tres días, fuimos el último día y vimos a Wesley Safadão, que era la atracción principal).

Dentro de la conexión con lo natural: todos los días caminamos hacia la Cuarta Praia (a mi gusto la más linda para estar y bañarse, muy tranquila y sin gente) El primer día fuimos hasta la Quinta Praia o Praia do Encanto, la más lejana, queda aproximadamente a 9 km de la villa, y andando será 1 hora y media máximo. También hay unos sulkis que te llevan y te traen hasta esa playa porque es la más lejana, pero la caminata es hermosa. Tambien hicimos la caminata a Gamboa y Praia de Argila (ahí hay una arcilla natural que podes ponerte en todo el cuerpo y después te bañas en el mar). Se camina y baja por escalones hasta Praia do Cima (el primer día que llegamos fuimos directo ahí a ver el atardecer porque es la playita más cerca de la Posada) Hasta Gamboa se puede ir también en taxi-lancha desde el Puerto por R$5 el trayecto, para el que no quiera caminar los 30 minutos aproximados que lleva desde Morro hasta Gamboa (hay varios desniveles y escalones, pero una vez en la playa es todo plano) La mejor Praia de Gamboa es Praia Bonita, y es la mejor de Morro para bañarse, tiene más profundidad y una corriente, pero ideal para nadar. Para ir y venir a pie, hay que estar atento a las mareas, ya que sino no queda otra que la lancha taxi. Ofrecen una excursión a Gamboa, que va en Escuna y se puede comer y tomar dentro del barco, y también hay música. Pasa por los mismos lugares, pero a mi gusto no resulta atractiva porque Morro es un lugar ideal para caminar, tomar un baño, sacar muchas fotos y hacerlo al ritmo de uno. También hicimos el paseo de “Volta a Ilha” (evitar Cassi Turismo, por recomendación de muchas personas, lo hicimos con un guía recomendado por la posada y estuvo genial) Este paseo es la atracción principal de Morro, y sale R$130 por persona. Es una tarifa fija que cobran todas las agencias el mismo importe. Se embarcan desde la Tercera Praia y se visitan las piscinas naturales de Garapúa y Moreré (si pueden lleven el equipo de snorkel de Argentina, acá te lo alquilan por R$15 por persona, además hay muchas piscinas naturales en la tercera y cuarta Praia que lo pueden usar). Luego para en Ilha Boipeba –acá se almuerza y hay como tres paradores. Consejo: eviten los lugares que los quieren llevar en la playa, son caros y muy orientados al turismo típico- si recorren el pueblito hay otros lugares mas auténticos y más baratos. Recomiendo el Hostel y Restaurant “ Campos Elíseos” una joyita en medio del poblado, comimos como reyes por menos de R$60 los dos incluyendo propina y bebidas. Después el paseo sigue Canavieiras, un poblado pequeño ya dentro del río en donde cultivan ostras. Ahí estas un rato para comer si querés y tomás un baño en el rio/mar mezclado. Luego sigue hacia Cairú (visita a uno de los conventos más antigüos de Brasil, muy pintoresco e interesante, la Iglesia de San Antonio) Para ingresar hay que pagar una colaboración de R$5 por persona. Dato de color: hay que pagar R$ 4 por persona de “tasa de desembarque”. Obviamente todo el mundo lo paga porque sino no tiene gracia ir a ese pueblito. También los chicos locales se ofrecen de guía por R$10. El pueblo es pequeño y es fácil llegar a la Iglesia y convento. Pero si les quieren dar una mano, son chicos muy buena onda y les explican un poco todo. Nosotros no lo hicimos, fuimos por nuestra cuenta. Después se vuelve hacia el Puerto de Morro, en donde termina la excursión (lleva todo el día, se sale a las 9 am y se vuelve justo para ver la puesta de sol, tipo 5 de la tarde)

La puesta de sol se aconseja verla en Toca de Morcego, un bar que queda en lo alto del morro y cobra una entrada de R$15. Se llena de gente, la vista es hermosa, pero se puede ver casi igual desde el Fuerte. Desde el puerto cuando uno llega en las lanchas, camina hacia la izquierda y hay un paseo con cañones, y restos históricos que termina en un Fuerte. En todo ese paseo las vistas del atardecer son increíbles (y es gratis!) Además por ahí se llega a la Praia do Mirante que está casi desierta y tiene muchas piscinas naturales. Dependiendo de las mareas y del horario del día pueden ver muchas cosas y es re tranquila.

Nos quedamos en total 8 días y los re disfrutamos. Morro tiene mucha movida joven y nocturna, pero también es un lugar para amantes de la naturaleza, el trekking, y el snorkelling. Se puede hacer buceo (no lo hicimos) y nos quedó pendiente tirarnos de la Tirolesa del Farol (sale R$50 por persona).

Consejos sobre la comida: casi todos los restaurantes tienen los mismos precios (caminando entre la Primera y Terceira Praia) pero si salen del circuito pueden encontrar lugares más baratos: Papoula (carta variada) y Diz10 (platos fijos muy ricos y presentación excelente, sólo efectivo) quedan subiendo por la calle que va a FonteGrande. Hay otro lugar que se llama Folhas Café e Bistro (la mejor moqueca de Peixe para dos por R$54!!!!) queda en la calle paralela a la principal, pasando la terminal de taxis/ómnibus). Café Caramelo en la plaza de Fontegrande tiene muy rico café, tortas y açaí. En el circuito turístico los platos para dos rondan los R$80/100. A eso hay que sumarle bebidas y propinas.

El regreso al continente fue en la Lancha de Biotur (ya habíamos comprado el ticket) y sólo hay que pagar una tasa de embarque de R$2.50 por persona. Tomamos el dramamine, se movió un poco pero no sufrimos nada de nada. Día genial y de puro sol.

Salvador de Bahía:

Una vez llegados a la Terminal Náutica tomamos un Uber hasta nuestro departamento en la zona de Barra, con balcón con vista al mar y terraza con pileta infinita con vistas a toda Barra y esa parte de la ciudad. Un departamento super cómodo y muy bien equipado. Seguridad, garaje, parrilla, terraza. Aquí nos quedamos 4 noches.

El día que llegamos sólo nos quedamos disfrutando de la pileta y luego al atardecer fuimos al Shopping Barra y al supermercado Walmart (están juntos, a unas 6 cuadras del departamento) para pasear y abastecernos de algunas cosas.

El día siguiente amaneció lluvioso y cubierto, entonces decidimos hacer las visitas a los lugares de interés “cubiertos”: casa-museo de Jorge Amado en Río Vermelho, Pelourinho (Museos, Iglesias, Conventos, Casa de Olodum y su batucada que justo ensayó en la plaza tipo 3 de la tarde). La mayoría de las Iglesias cobran R$5 por persona para entrar, los museos entre R$15 y 20. Almorzamos en algún lugar económico que encontramos (nada del otro mundo, el resto de los lugares son muy turísticos y más caros). Imperdibles probar el helado de Coco en la “Sorveteria Cubana”, y tomarse alguna cachaça en “O Gravinho”. Por la noche fuimos a caminar por Barra y comimos en una pizzería cerca del Fuerte del Farol, que visitamos de noche.

Al siguiente día, que había sol, decidí alquilar un auto. Investigué online varias opciones y finalmente lo mejor para mí era a través de Localiza Hertz (que tiene una oficina cerca en Ondina). Si buscan desde la página y ponen la ubicación en Brasil resultan mejores precios que si buscan desde Argentina (el Etios automático por un día, con seguros incluídos, y GPS de cortesía con wifi, me costó R$157, versus R$256 en la versión argentina de la página) En ese día manejamos desde Barra hasta Arembepe. Una playa más hippie, muy tranquila y rústica. El mar es bastante peligroso, pero el pueblito es pintoresco. Acá desayunamos. Después seguimos viaje para Guarajuba. Una villa mucho más chic, con una playa hermosa para bañarse y varios paradores para comer/tomar algo y tener sombrillas. No es barato, pero el lugar es un paraíso. Después de almorzar acá fuimos al Castillo García d’Avila, son los restos del que fuera el primer castillo de Brasil, comenzado a construir alrededor de 1560. Está sobre una colina que permite ver a lo lejos Praia do Forte (es por eso el nombre de esta playa).

Nuestro destino final fue Praia do Forte, donde además de pasear por el pueblo (muy pintoresco y chic, estilo Villa La Angostura/Mar de las Pampas), fuimos al famoso proyecto TAMAR, donde protegen a las tortugas marinas, y se pueden ver muchos tipos de tortugas en distintas edades. También tienen peces, tiburones, pulpos y otras especies marinas de la zona. Tienen entretenimiento para los más chicos, servicios de baño, café, restaurant y tienda de regalos. Praia do Forte tiene una linda playa (preferí la de Guarajuba) y la villa está orientada hacia familias. Es muy linda pero menos rústica. También son más caras la comida y los servicios. En el pueblo no se puede circular con vehículos y cobran estacionamiento (la hora va de R$ 6 a 8 y la estadía de R$30 a 40) pero si estacionan dos cuadras antes, frente al supermercado, es gratis!. Presten atención porque la grúa remueve y hace multas. Los peajes salían R$ 6.40 (hay uno solo que pasan a la ida y la vuelta, es sólo efectivo). En total manejamos unos 230 km y devolvimos el auto antes de las 8 pm (que es cuando cierran). Como devolví el auto con tanque lleno (estaba 7/8) me hicieron un descuento de R$23 por tarjeta de crédito.

Nuestro último día en Salvador lo dedicamos a conocer la playa que teníamos en frente, jajaja, que nunca habíamos ido propiamente. Fuimos a Praia do Barra, Farol da Barra, Praia do Porto da Barra (la mejor de las urbanas y la más concurrida, pero tiene agua cristalina y se ven peces también; además muy limpia para ser urbana) Después fuimos en Uber hasta Bonfim, para ver la Iglesia (que es una de las más tradicionales). De ahí caminamos unas 15 cuadras hasta el Fuerte de Nossa Senhora de Mont Serrat y la punta de Umaitá, donde se puede ver la ciudad y la bahía desde otro ángulo. Es el mejor lugar para ver el atardecer: el perfil de Bahía con sus edificios antigüos y rascacielos de la izquierda, la bahía de todos los santos con sus buques y navíos descansando en el mar, y el sol gigante ocultándose en el centro de la visión.

Volvimos en Uber al departamento y por la noche cómo era sábado fuimos a conocer la movida de Río Vermelho (es el Palermo de Salvador), lleno de bares, boliches, restaurantes. Comimos el famoso acarajé en “Acarajé do Dinha” y valió la pena, super rico!!!, caminamos por toda la zona hasta el “Mercado do Peixe”, que tiene muchos bares, restaurantes y música en vivo. Terminamos la noche viendo un show de música bahiana (estilo Axé Bahía) con Carla Cristina (ex “As Meninas”) y otras dos cantantes más en un boliche hasta las 4 am.

Al amanecer temprano tomamos el Uber hasta SSA (fueron R$45) y aprovechamos para tomar un desayuno fuera del área de arribos en el aeropuerto (tienen algo como los carritos de Aeroparque) y la comida era mucho más rica y más barata que dentro de los locales interiores.

El vuelo de regreso fue por Aerolínas Argentinas, directo a EZE. Estuvo puntual y el servicio fue muy correcto.

7 respuestas sobre este tema
Buenos Aires...
Crítico de nivel
7 publicaciones
11 opiniones
3 votos útiles
1. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Muy impresionante el relato de viaje!! Vamos desde 25 de septiembre al 17 de octubre. Muy útil verdaderamente. Consulta las noches refrescan bastante? Pensando en la ropa a llevar.

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
2. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Hola Cintia,

Me alegro que el relato te sirva! Mirá no refresca para nada en el sentido de ponerse campera ni abrigo, simplemente se hace de noche. Si les llegara a tocar alguna llovizna nocturna, por ahí un chalequito liviano o un buzo, o un piloto, pero nada más.

Cualquier cosa, a tu disposición!

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
3. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Algunos viajeros me preguntaron por este relato, acá pueden leerlo.

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
4. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Qué ganas de poder volver a realizar este viaje una vez más. Graciela aquí está mi relato, espero te sirva. Lo reactivo con este comentario, saludos!

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
5. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Jose, aquí reavivo este tema que me preguntabas. Espero te sirva, aunque hay ya muchos cambios con la pandemia. Saludos!

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
6. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Magdalena,

Aunque verás los precios escritos están desactualizados, pero espero te sirva la info de la organización del viaje.

Saludos!

Buenos Aires...
Crítico de nivel
13,537 publicaciones
816 opiniones
9,839 votos útiles
7. Re: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo

Veremos si podemos volver en 2025 y actualizar información/precios.

Respuesta para: Crónica de viaje: Salvador, Morro de São Paulo y São Paulo
Recibe un aviso por e-mail cuando se publique una respuesta