Guardar tema
5 dias en Burdeos y alrededores

Hola, después de nuestro paso por Burdeos y alrededores durante 4 dias y medio queria dejar nuestra experiencia para quien le pueda servir.

Llegamos miércoles por la tarde al aeropuerto de Burdeos, y nos dirigimos al mostrador de Goldcar a recoger nuestro coche alquilado on-line. Primer bofetón es que teniamos pagado el vehiculo pero los señores no tenian disponible en gasolina y si o si nos dieron un diesel, lo cual tuvimos que abonar 10€ in situ a la vez que la fianza. me pareció un robo a mano armada y todo un negocio, aseguraros bien antes de ir que no os van a pedir más de la cuenta. Yo no volveré a reservar con ellos, además de lo antipáticos que son.

Una vez con el coche en nuestro poder nos dirigimos al apartamento que teniamos reservado en La Cours de l'ysère, résidence de L'Ysère, muy bien el estudio con su cocina, mini frigo, baño un poco pequeño pero suficiente para asearse, lo mejor era la cama super cómoda. Disponen de parking de pago, pero nosotros optamos por dejarlo en la calle, que siempre habia sitio, se paga de 9h00 a 19h00.Nosotros llegabamos casi siempre después.

El primer dia fuimos a comprar algunas municiones en el supèr Lidl que hay muy cerquita del apart. y también teneis un carrefour Express a 100 mts. Salimos a dar una vuelta por las calles del centro de Burdeos, muy animado por cierto. La primera noche cenamos en un lugar muy gracioso y peculiar llamado Le Hardi, donde solamente se come el tipico Croc Monsieur, lo hacen de diferentes gustos y una crema bechamel de ensueño. Van acompañado de patatas fritas caseras. Nos pusimos las botas con una buena botella de tinto de Bordeaux..

Dimos un paseillo y como estabamos cansados y queriamos madrugar nos fuimos a dormir.

Dia 2/ Decidimos ir al Médoc ya que teniamos reservada una visita en el Chateau Lannessan, y por la carretera todo era maravillas, viñedos, bodegas, impresionante, nos hicimos fotos hasta que dijimos basta..que no llegamos, pasamos por l aimpresionante Margaux y sus bodegas . La visita consisitió en una buena explicación de las viñas, bodegas y cata de tres vinos con degustación de queso, una maravilla y muy recomendable.

Seguidamente y como casi siempre en nuestros viajecillos paramos a almorzar los bocatas que nos habiamos preparado en el apartamento, ya sabemos que en Francia se come pronto, pero nosotros optamos por comer más tarde, en las zonas turisticas no hay problema.

Paramos en Pauillac, dimos un paseillo por la zona del puerto, luego el pueblecito y seguimos la ruta en dirección Lesparre. La idea era seguir hasta La Pointe de la Grave, pero como se nos hacia tarde tuvimos que recortar camino, la carretera es comarcal y se pierde muchisimo tiempo.

Fuimos hacia La Pointe du Cap Ferret, parando en la Plage du grand Crohot, pensabamos bañarnos pero el tiempo no acompañaba mucho, lo cual decidimos pararnos en el bistrot La Madrague y pedirnos un plato de 6 ostras con dos copitas de vino blanco. Nos pusimos las botas ya que estabamos de lujo frente al mar y nuestras ostras.

Tras ello seguimos hacia la Plage de la Pointe donde el acceso es un poco escondido, después hacia Lège Cap Ferret y ya paramos por último en el maravillos e impresionante pueblecito de L'Herbe. Es muy pequeñito pero las casas son coloridas y muy tipicas, una pasada, nos encantó. Alli también es muy habitual comer ostras pero ya no nos apetecia. Podiamos haber seguido hacia l Pointe du Cap Ferret pero ya se hacia tarde y habia que volver a Burdeos, teniamos 1 hora de coche por delante. La jornada fué maravillosa. Nos compramos unas hamburguesas para cenar en el super y nos pusimos de nuevo las botas con otra botellita de vino.

3/ El tercer dia lo dedicamos a la zona de la Bahia de Arcachon y alrededores. En primer lugar y tras los atascos para salir de Burdeos y acceder a la autopista de Arcachon llegamos a nuestra primera parada que fue La Dune du Pyla. Para acceder hay un parking que es gratuito durante 30 minutos, pero imposible que de tiempo, sino vale 4€ el dia. En la zona hay tiendas para comprar souvenirs, un puesto de información turistica y algun puestecillo de comida rápida. Fuimos directamente a la duna, que es impresionante, hay dos formas de subirla o a pié si eres deportista ó por la escalera de madera.Nosotros optamos por subirla a pié, jejeje....mide 110 mts. de altura y 2 kmts de ancho. Dicen que es la más alta de Europa. cuando llegamos arriba las vistas eran impresionantes, todo un valle de pinos que luego leimos es más grande que toda la superficie de Paris entera, se ve toda la costa de la bahia de Arcachon, el Cap Ferret, es precioso. Bajamos a la playa que hay tras la duna para dar un paseo y mojarnos los pies, hay que decir que en aquella zona es imposible bañarse, elagua está como la nieve, pero al estar nublado no nos apetecia mucho quedarnos mojados.

De alli nos fuimos a Arcachon, qué ciudad más bonita. Pudimos aparcar gratis, hay que anotarlo, jeje...en una calle detrás de la estación de tren. Visitamos la ciudad de verano, invierno, otoño y primavera, la más bonita y curiosa es la zona de invierno, con casas y villas de finales del siglo XIX como la de Alexandre Dumas.

Fuimos al Parque Mauresque subiendo en el ascensor, al Belvedère, pero habia mucha cola y la gente iba muy lenta, pasamos de perder el tiempo para ver desde lo alto. ES un observatorio a la vez que mirador.

Paseamos por toda la playa en la zona de verano, repleta de bares, restaurantes, tiendas, una monada, me recordó mucho a Cannes. Fuimos andando hasta el Puerto de Recreo, donde hay amarrados miles de barcos y yates. De ahi volvimos a la zona del centro. Comimos en un puestecito al lado del mercado central un tipico bocata de crudité francés pa ponerse las botas y un postre de queso fresco con confitura de frambuesas, qué bueno"!!!

Cogimos de nuevo el coche y nos fuimos a Gujan Mestras, el pueblo de las ostras. Hay que decir que tiene 7 puertos y el más importante es el de Larros. A lo largo de la esplanada hay restaurantes y chiringuitos para tomar ostras. Nosotros nos paramos en Le Routioutiou, muy famoso y recomendado por cierto. Volvimos a tomar 6 ostras y dos copitas de vino junto al mar. Qué gozada!!. hay que decir que hay muy buena oferta en la zona. Paseamos un poquito por el pueblo y decidimos volver a Burdeos. Es noche de camino vimos una pizzaeria y nos pedimos dos super pizzas de queso para llevar, umm...qué buenas porque el queso francés está riquisimo.

4/ Este penúltimo dia lo dedicamos a la zona de St. Emilion. Teniamos reservada una visita en la bodega de Franc Mayne, nos perdimos un poco para llegar pero nos vino bien ya que nos metimos por caminos rurales rodeados de viñedos, bodegas, precioso, no nos arrepentimos de habernos equivocado de camino. Tras encontrar la bodega fuimos a nuestra reserva, duraba 45 minutos y degustación de dos vinos. Muy bien por cierto, pero nos gustó más la primera que hicimos.

Después fuimos a St. Emilion, nos costó mucho aparcar ya que todo el pueblo es zona azul y por casualidad habia un festival de jazz en el parque con degustación de comidas y bebidas. Encontramos aparcamiento en un camino al entrar al pueblo en la primera redonda a la izquierda, en el borde de la carretera, todo el mundo se aparcaba alli. Visitamos Les Tertres que son monticulos. la Iglesia Monolitica, la Torre del Castillo Rey, hay que decir que es un pueblecito rodeado de viñedos y dentro de murallas con sus puertas.

Decidimos entrar al festival que era gratis, escuchar un poco de música mientras catamos varios vinos y comimos Moules avec des Frites, otro tipico de la gastrtonomia francesa.

Volvimos a media tarde a Burdeos, pasando por el estadio del Girondins Stade Matmut, siempre visitamos los estadios de fútbol donde vamos, nos encanta, y de vuelta al hotel, descansar un poquito y a la marcheta de Burdeos. Esa noche teniamos reservado para cenar en Le Petit Commerce, en la rue du Parlement St. Pierre. Decir que antes nos tomamos otro vinito en un bistrot muy cerquita en la terraza, hacia bueno y apetecia tomar el aire.

La cena no estuvo nada mal, todo a base de pescado, con una ensalada de gambas, un filete de salmón con puré de patatas, otro filete de pescado del dia, no recuerdo ahora el nombre y una botella de vino blanco. la cuenta fue dentro de lo normal, nada barato pero tampoco muy caro. Está bien el sitio, y hay que visitarlo. Luego dimos una vueltecita de nuevo por el centro, tomamos un Lillet 8 bebida tipica de Burdeos) y de vuelta al apartamento.

5/ Ultimo dia decidimos no madrugar tanto, ya que nuestro vuelo salia a las 22h y teniamos todo el dia por delante. Luego resultó que salió a las 23h30.

Aprovechamos para visitar el Grand Theatre, Placde du Marché des Chartrons, Place de Quinconces, El Instituto Cervantes situado en la Rue de L'ointendance donde vivió Goya. Paseamos por todo el paseo del rio hasta la ciudad del vino, entramos dimos una vueltecita, tomamos un vinillo y seguimos hasta encontrar un mercadillo donde vendian cervezas artesanales y comida. Elegimos de nuevo un bocata tipico del pais, de jamón york y queso con un postre de chocolate. Lo comimos tranquilamente antes de seguir hacia la Plaza Camille Julian, donde está repleta de terrazas y el cine Utopia, el único cine dentro de una Iglesia. La Rue du Negoce tambiém tiene muchos restaurantes y terrazas. Le mirroir d'eau no me pareció nada del otro mundo.

Burdeos nos pareció una ciudad muy vibrante y merece mucho la pena una visita junto con los alrededores. Nos quedaron muchos lugares que visitar como le Périgueux, Bergerac, pero no daba tiempo a todo. Lo guardaremos para una próxima visita.

Bon Voyage à tous!!!!