Crítica a la gestión urbana de Sierra
Guardar

Hola,

   A lo mejor es probable que alguien de la intendencia de Sierra de la Ventana lea esto. Cada vez que puedo voy a entrenar a la comarca con mucha asiduidad, pero este último fin de semana largo de noviembre de 2019 fue uno de los más calurosos que he vivido. Para mi sorpresa, eran pocos o casi nulos los lugares dónde uno podía aliviar el implacable calor que no daba tregua en ningún lugar. Y allí es dónde viene la cuestión.

Uno no encontraba prácticamente sombra - a diferencia de Villa Ventana y Villa Arcadia - en ninguno de los lugares habilitados para realizar senderismo. La ciclovía - que por cierto, está muy bien diseñada, construída y cuidada - apenas cuenta con un banco bajo un árbol que celosamente brinda algo de sombra. La Plaza del Mirador, un horno a cielo abierto, ni un árbol que apacigue el implacable sol de la tarde. Aplaudo la instalación de bancos de madera en muchos espacios verdes, pero en su mayoría sin cobertura bajo la sombra de poquísimos árboles. Pensaba que La estación de YPF Full de Av. San Martín y Sarmiento podría darme algún respiro, sin embargo no operaba su aire acondicionado!, otro horno!.

La Av. San Martín a lo largo y a lo ancho, sin un árbol en su eje central, y los bancos que había sobre ese boulevard, todos tenían su angulo directo bajo el sol.¿Por qué tiraron abajo los formidables árboles añejos que daban una estupenda sombra (tipo efecto cañón) en la calle E. Tornquist, la que conduce al Balneario El Dique? Ni uno quedó.

Solamente la heladería Grido brindó un descanso, cuyo aire acondicionado funcionaba bien, no así su puerta, que no cerraba para ninguno de lo que ingresábamos al local. Y me tocó una vez almorzar en un restaurant también sin aire, sin que los ventiladores compensen tal situación.

Sombra, sombra, falta sombra en el pueblo. Creo que esto es algo que los que planifican y organizan esta bellísima zona urbana deberían ver y examinar.

Saludos.