Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Memorial of the Victims of Communism and of the Resistance
Abierto hoy: 9:30 - 18:30
Reserva con anticipación
  
traducido por Google
Formas de disfrutar de Memorial of the Victims of Communism and of the Resistance
desde USD 1,304.33
Detalles
desde USD 143.02
Detalles
Opiniones (288)
Filtrar opiniones
288 resultados
Calificación de viajeros
206
63
13
5
1
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
206
63
13
5
1
Consulta qué dicen los viajeros:
Filtrar
Actualizando la lista...
3 - 8 de 288 opiniones
Escribió una opinión el 15 de agosto de 2017 mediante dispositivo móvil

Museo para ver. Vale la pena. Es una cárcel tal cual. El museo está bien. El pueblo es muy pequeño y cerca de Ucrania.

Fecha de la experiencia: agosto de 2017
1  Agradécele a teresa c
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 15 de agosto de 2016

Impresionante prisión, ubicada en el mismo centro de Sighetu Marmatiei. Construida en 1897, su primera función fue la de alojar a delincuentes comunes. Con el advenimiento del régimen comunista en 1945 cambió radicalmente su función, dedicándose a albergar en ella a todos aquellos ciudadanos pertenecientes a la élite (profesores, periodistas, políticos, estudiantes, médicos, etc..), que no estaban de acuerdo con el regimen. En 1955, tras la entrada de Rumanía en la OTAN volvió a convertirse en una cárcel común, y en 1977 se abandonó, hasta que en 1993 se fundó el Memorial a las víctimas del comunismo y la resistencia. La prisión impresiona desde que entramos; se conserva tal cual, y cada una de sus 51 celdas se ha dedicado a un tema monográfico sobre la época; algunas de las celdas se han conservado igual que en su época, como los "pozos negros" donde se recluían a los prisioneros castigados, o la celda donde falleció el político Iuliu Maniu. Impresionante también la escultura que se encuentra en el patio de la prisión, el cortejo de los sacrificados, obra de Aurel Vlad. El memorial puede visitarse en temporada de verano todos los días de 9.30 a 18.30 y en temporada de invierno, de martes a domingo, de 9.30 a 16.30. El precio es de 6 lei por adulto, 3 lei por niño y 5 lei tasa de fotografía. Podemos calcular un tiempo aproximado de dos horas para ver la prisión con tranquilidad.

Fecha de la experiencia: julio de 2016
2  Agradécele a elgranyuyu
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 11 de febrero de 2016

El Memorial de las Víctimas del Comunismo y la Resistencia que se halla en la strada Corneliu Coposu, 4 (calle peatonal), ubicada en una antigua prisión construida a finales del siglo diecinueve.
El aparcamiento en las calles de alrededor es de pago (Parcare cu plata) y se puede comprar el tiquet en las tiendas que hay por allí.
Durante su actividad ha tenido usos diversos y ha alojado prisioneros de diversa índole. Aunque en la actualidad es más conocida por haber sido lugar de exterminio de personas contrarias al régimen comunista durante los años cincuenta del pasado siglo veinte.
Sin pretender polemizar con quienes opinan que la visita a lugares de este tipo constituye el llamado "turismo negro", una visita a esta cárcel elimina la visión romántica e infantil que pudiéramos tener de un régimen político concreto. Sin necesidad de regodearse en el sufrimiento (sería algo patológico), acercarse al dolor de las personas, no hace sino acercarse al conocimiento más completo de las realidades. No todo es blanco o negro...

Impresiona su sencillez.

Son visitables las celdas de las tres alturas de que dispone el edificio así como el patio y el monumento posterior realizado en memoria de todas las personas que pasaron por allí y por las que murieron en la cárcel o a consecuencia de la misma. En el patio, en placas de mármol, están recogidos los nombres de los más de ocho mil rumanos y rumanas que murieron en las diversas cárceles y comisarías, víctimas de la represión del régimen político dictatorial.

En cada celda, a la entrada, existe un cajoncito de metacrilato, donde en una hojilla (una A5), disponible en varios idiomas (rumano, francés, alemán e inglés), comenta o explica aspectos relacionados con el tema o asunto que allí se expone. Algunas de ellas están preparadas tal como lo estaban en esos años de represión. En otras hay objetos de la época, fotografías de sucesos nacionales e internacionales y mucha, mucha información. Cada celda se dedica a un tema concreto (deportaciones, resistencia, religión, agricultura...). Una de ellas está llena de objetos propagandísticos a la mayor gloria del matrimonio Ceaucescu.
En un rasgo más de crueldad, resulta curioso cómo colocaron postigos de madera en las ventanas de las celdas para impedir a las personas presas ver otra cosa que no fuese el cielo. Así les impedían, también, el mínimo contacto (visual, en este caso) con lo más cercano o con personas de Sighet.

Es una visita a la que se le puede dedicar (lógicamente según el interés que te despierte), entre 2 y 4 horas. El horario de verano es de 9,30 a 18,30 y en invierno, con el mismo horario de apertura, cierra a las 16,30h. La entrada cuesta 6 lei y la taxa fotografiere es de 5 lei (estudiantes y pensionistas, la mitad y personas con dificultades, periodistas y ex-presos políticos, entran gratis).

Fecha de la experiencia: agosto de 2015
3  Agradécele a PM P
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 26 de enero de 2016

Recorrer este museo que hoy ocupa lo que antes fuera el lugar de reclusión de los opositores al régimen comunista, amplía el conocimiento sobre el sufrimiento del pueblo rumano en un pasado no tan lejano. En los pasillo y celdas contienen una abundante cantidad de objetos y material informativo todo muy bien presentado. Los textos están en inglés pero no hace falta leer para comprender el dolor, la injusticia, el sufrimiento, el edificio mismo cuenta la historia. En los patios hay algunas esculturas muy interesantes y una capilla muy original y conmovedora.

Fecha de la experiencia: noviembre de 2015
Agradécele a Deg123
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 8 de septiembre de 2015

Una carcel convertida en museo con muchísima carga histórica po lo que supone.
Muy importante saber inglés para entender todo lo que se explica en sus numeros salas que en realidad son las celdas convertidas en salas de exposición.
Dato práctico: Difícil aparcar. Cuidado pues en la calle hay zonas "hora" y hay que comprar los tickets en unos quioscos no muy bien señalizados que te permiten una, dos o tres horas según lo que se pague.

Fecha de la experiencia: agosto de 2015
1  Agradécele a majorico
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones